About Us Science Meetings Education Resources Analysis Groups The Moon

Inicio

Origen de los Meteoritos

Estructura y composición de los meteoritos

Cráteres producidos por meteoritos

Frecuencias de caída

Aspecto de un meteorito caído recientemente

Búsqueda de meteoritos

Comprobación de posibles meteoritos

Informes sobre meteoros

Artículos relacionados y libros de interés

Glosario

Autores y agradecimientos

 

LEW 88763

 

Fotografía de LEW 88763

 

 

Aspecto de un meteorito caído recientemente

1998

© David A. Kring
World Wide Web Edition

Antonio Parra llevó a cabo la traducción, y Humberto Campins (LPL) la revisó.

English Edition

 

Los meteoritos primitivos de mayor valor suelen ser aquellos cuya caída fue presenciada y además fueron recogidos poco tiempo después de chocar contra el suelo. Estas muestras son de especial utilidad por no haber sido todavía alteradas por los procesos físicos y químicos (lluvia, por ejemplo) típicos de la superficie terrestre.

 

Los meteoritos recién caídos suelen ser los más fáciles de identificar, pues poseen una corteza de fusión producida por el rozamiento con la atmósfera terrestre. Por esa misma razón, las cápsulas espaciales o la lanzadera espacial deben estar protegidas con escudos térmicos, para impedir que se quemen. La corteza de fusión suele ser de color negro o marrón. A veces, presenta estrías dispuestas radialmente entre los dos extremos, producidas por el flujo de la película superficial líquida hacia atrás. Los meteoritos que tienen ese aspecto se llaman meteoritos orientados, pues resulta evidente cómo estuvieron orientados durante su caída.

 

Si encuentra un meteorito con la corteza de fusión completa y sin fracturas, procure manipularlo con cuidado, para que no se desprenda la corteza. Para ver el interior del objeto, lime o corte sólo una pequeña porción. Si el interior se parece a alguno de los meteoritos descritos anteriormente, lleve la muestra a algún laboratorio fiable, donde puedan examinarlo y hacer un informe completo sin destruirlo.

 

Si piensa que ha encontrado un meteorito caído recientemente, procure fotografiar la zona en que se encuentra antes de recogerlo. Y si ha producido un cráter, mida el diámetro y profundidad (que puede ser de algunos centímetros). Compruebe si hay fragmentos dispersos por los alrededores y, si los hay, anote la distancia aproximada que hay entre ellos.