Radar sugiere una corteza lunar rica en hierro y titanio

Cráter Kunowsky en la Luna visto en radar por Mini-RF (izquierda) y óptico por LROC (centro y derecha).

Cráter Kunowsky en la Luna visto en radar por Mini-RF (izquierda) y óptico por LROC (centro y derecha). Los científicos de Mini-RF recogieron docenas de cráteres como estos (planos, polvorientos y sin rocas en el centro) y descubrieron que los cráteres más profundos tienen propiedades de radar que sugieren que son más ricos en metales que los menos profundos. Crédito de imagen: Heggy et al., 2020.

La gran cantidad de datos de naves espaciales lunares recopilados durante las últimas décadas permite búsquedas globales de recursos en la Luna. Un estudio dirigido por Essam Heggy de la Universidad del Sur de California junto a miembros del equipo del instrumento Miniatura de Radio Frecuencia (Mini-RF por sus siglas en inglés) en la misión del Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA (LRO por sus siglas en inglés) encontró evidencia de que el subsuelo lunar podría ser más rico en hierro y óxidos de titanio de lo que se pensaba. Los científicos del radar encontraron evidencia de que los finos suelos lunares que cubren los pisos de los cráteres tienen diferentes concentraciones de óxidos de hierro y titanio, medidos a partir de sus propiedades de radar. Entre los cráteres lunares simples, se sugiere que los más grandes tengan mayores cantidades de minerales metálicos en los finos que cubren sus pisos centrales que los cráteres más pequeños de menos de 5 kilómetros de diámetro.

En este estudio, se utilizó el generador de imágenes de radar LRO Mini-RF para comparar las propiedades de radar de los cráteres desde las latitudes ecuatoriales hasta el polo norte lunar para determinar si había diferencias en latitud que pudieran sugerir la presencia de hielo más cerca del polo. En cambio, el equipo descubrió que las propiedades del radar no dependían en la latitud , sino que el tamaño del cráter. Se descubrió que los cráteres con diámetros de 2 a 5 kilómetros tenían constantes dieléctricas más bajas que aquellos con diámetros entre 5 y 20 kilómetros. El equipo concluyó que las propiedades dieléctricas de las finas lunares en los pisos de los cráteres más grandes, cuales revelan material a mayores profundidades, correspondían a una creciente abundancia de hierro y titanio en lugar de hielo. Esto implicaría que se han excavado más óxidos metálicos desde profundidades de 500 metros a 2 kilómetros que desde los 200 a 500 metros desde el subsuelo lunar. Esta observación confirma que los primeros cientos de metros de la corteza lunar son pobres en hierro, pero revelan que, en el fondo, se podrían esperar más óxidos de hierro y titanio.

Este proyecto de investigación fue financiado por la Universidad del Sur de California con el premio NNX15AV76G de la NASA y se publica en el enlace https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0012821X2030217X