OSIRIS-REx comienza su viaje a casa desde Bennu

Crédito:  NASA / Goddard / Universidad de Arizona.

La última imagen de Bennu, tomada por la sonda espacial OSIRIS-REx, muestra la media luna de Bennu con su lado nocturno. Crédito:  NASA/Goddard/Universidad de Arizona.

La sonda espacial Orígenes, Interpretación Espectral, Identificación de Recursos, Seguridad, Explorador de Regolitos (OSIRIS-REx por sus siglas en inglés) de la NASA se despidió del asteroide Bennu el 10 de mayo de 2021 y comenzó su viaje de dos años de regreso a la Tierra. OSIRIS-REx es una misión de retorno de muestras diseñada para recolectar y devolver muestras de un asteroide primitivo. La nave espacial se lanzó el 8 de septiembre de 2016 y llegó a Bennu el 3 de diciembre de 2018.

Bennu es un asteroide cercano a la Tierra similar a una condrita carbonosa. Los asteroides como Bennu acumularon materiales que se formaron muy temprano en la historia del sistema solar y solo se alteraron mínimamente después de su formación. Por tanto, los materiales de Bennu son cápsulas del tiempo que conservan registros de los procesos que llevaron a la formación y evolución de los planetas.

Después de llegar a Bennu, OSIRIS-REx examinó el asteroide durante dos años e identificó posibles sitios de recolección de muestras. Este estudio reveló la presencia de minerales hidratados (por ejemplo, arcillas) similares a los que se encuentran en muchos meteoritos de condrita carbonosa, lo que confirma la expectativa de que Bennu está hecho de materiales muy primitivos. La muestra fue recolectada el 20 de octubre de 2020, cuando la nave espacial descendió para tocar la superficie de Bennu. Se liberó gas nitrógeno del mecanismo de muestreo para fluidificar el material de la superficie y recolectarlo. Luego, la sonda espacial se alejó de la superficie y las muestras recolectadas se sellaron en la cápsula de retorno de muestras. Después de abandonar la órbita alrededor de Bennu el 10 de mayo, la sonda espacial volará por la Tierra el 24 de septiembre de 2023, y dejará caer la cápsula de retorno de muestra en el desierto de Utah.

Las muestras devueltas de este primitivo asteroide carbonoso similar a la condrita se analizarán en laboratorios de vanguardia para determinar sus composiciones químicas, mineralógicas e isotópicas. La mayor parte de la muestra se conservará para futuros estudios y se pondrá a disposición de la comunidad científica. El análisis de estas muestras revelará pistas importantes sobre el origen del agua y los materiales orgánicos en nuestro sistema solar que potencialmente contribuyeron al origen de la vida en la Tierra. LEE MÁS