La NASA regresará a Venus con dos nuevas misiones

Crédito:  NASA/JPL-Caltech.

A pesar de sus grandes similitudes con la Tierra, Venus no ha sido objeto de una misión de la NASA desde 1994. La NASA ha seleccionado ahora dos misiones complementarias para explorar nuestro planeta hermano.
Crédito:  NASA/JPL-Caltech.

La NASA ha anunciado que el vecino más cercano de la Tierra, Venus, será el objetivo de dos nuevas misiones de exploración que se lanzarán entre 2028 y 2030: DAVINCI (Investigación de gases nobles, química e imágenes de Venus en atmósfera profunda) y VERITAS (Emisividad de Venus, Radiociencia, InSAR, Topografía y Espectroscopia). Como parte del programa Discovery de la NASA, estas dos misiones fueron seleccionadas entre cuatro finalistas en una disputada elección. Serán las primeras exploraciones dedicadas de la NASA a Venus desde que terminó la misión Magallanes en 1994.

Las misiones seleccionadas ofrecen investigaciones complementarias de la atmósfera y la superficie de Venus. DAVINCI se centrará en la composición química de la atmósfera de Venus, utilizando un orbitador para rastrear el movimiento de las nubes y medir el calor emitido por la superficie de Venus, así como una sonda atmosférica para determinar la química de la atmósfera y medir su temperatura, presión y velocidad del viento. La sonda también tomará fotografías de alta resolución de las teselas de Venus, regiones montañosas y escarpadas que pueden representar piezas de los antiguos continentes venusianos.

VERITAS se centrará en el mapeo global de la superficie de Venus utilizando un radar de apertura sintética, lo que permitirá a los científicos crear reconstrucciones tridimensionales de la topografía del planeta. La luz visible y la altimetría láser no se pueden utilizar para mapear la superficie de Venus desde la órbita debido a su atmósfera espesa. El mapeo proporcionado por VERITAS tendrá una resolución casi diez veces mayor que las imágenes de radar de la misión Magallanes. Esto ayudará a los investigadores a comprender mejor la historia geológica del planeta, y determinar si la tectónica de placas estuvo activa alguna vez y si el vulcanismo está activo hoy. VERITAS también medirá la emisión infrarroja de la superficie de Venus, lo que permitirá a los científicos mapear los tipos de rocas y los cambios en las propiedades de la superficie, como la emisividad.

Juntas, estas misiones ayudarán a entender cómo Venus evolucionó de manera tan diferente a la Tierra y se convirtió en un mundo volcánico inhóspito. Además, los conocimientos adquiridos gracias a estas misiones nos ayudarán a comprender la evolución de los planetas similares a la Tierra y su eventual habitabilidad, así como la de los exoplanetas en general. LEE MÁS