El océano de Europa pudo haberse desarrollado debido a la formación del núcleo

Crédito: NASA / JPL-Caltech / SETI Institute.

Debajo de su capa exterior helada, Europa, una de las lunas de Júpiter, tiene un océano líquido con una profundidad de más de 100 kilómetros , lo que lo convierte en un importante cuerpo planetario en la búsqueda de entornos extraterrestres habitables o habitados. Al igual que la Tierra, el océano de Europa se compone principalmente de agua líquida (H2O) y otras especies químicas que pueden jugar un papel relevante en los procesos biológicos. Entender cómo se formó y evolucionó el océano de Europa puede ayudar a los científicos a determinar cómo su potencial de habitabilidad ha cambiado con el tiempo.

Un estudio dirigido por Mohit Melwani Daswani del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA examinó la hipótesis previamente no considerada de que la formación temprana de un núcleo metálico dentro de Europa, sugerida por su alta densidad, podría haber llevado al desarrollo de su océano. El equipo utilizó una combinación de modelos químicos y termodinámicos para determinar qué reacciones químicas ocurrieron cuando la formación del núcleo de hierro calentó el interior de Europa a temperaturas de al menos 1000 ° C, y si esas reacciones podrían haber liberado volátiles.

Sus resultados sugieren que la formación del núcleo podría haber provocado reacciones químicas irreversibles que liberaron agua, metano y azufre para formar el océano de Europa. Si este fuera el caso, el océano debería ser rico en dióxido de carbono (CO2) y compuestos que contienen sulfato de calcio (CaSO4), lo que lleva a la precipitación de minerales de sulfato y carbonato. También predicen un gradiente en la abundancia de cloro y azufre que es consistente con observaciones espectroscópicas recientes. En este modelo, el océano de Europa se formaría a partir de materiales autóctonos, y no sería necesaria la entrega posterior de especies volátiles de los cometas, como se propuso anteriormente. La presencia de CO2 sería importante para facilitar los procesos biológicos y, por lo tanto, representa un componente importante para comprender la habitabilidad de Europa. LEE MÁS