Aclaro el misterio de la nube recurrente en Arsia Mons, Marte

Un resumen visual de las principales características de la nube alargada en Arsia Mons. Crédito: Hernández-Bernal et al., 2022.

Arsia Mons es el más meridional de los tres grandes volcanes de la meseta de Tharsis en Marte, y se eleva a unas 11 millas por encima de la superficie marciana. Los vientos que inciden en estas montañas crean corrientes ascendentes, generalmente en la base de las montañas, y el vapor de agua en esas corrientes ascendentes luego se congela en elevaciones más altas, formando nubes. Una de esas nubes es la nube alargada Arsia Mons (AMEC por sus siglas en inglés) de 1.100 millas de largo, que se forma todas las mañanas entre las 5:40 y las 8:30 hora local alrededor del solsticio de verano del sur, cuando las nubes son cerca del ecuador marciano son muy poco frecuentes.

Para comprender mejor el mecanismo de formación de la AMEC, Jorge Hernández-Bernal de la Universidad del País Vasco y sus colegas utilizaron el ‘Modelo de Mesoescala de Marte’ para simular la nube. Este modelo aplica las ecuaciones primitivas de la meteorología, que describen el movimiento del aire en atmósferas planetarias delgadas, a Marte e incorpora fenómenos microfísicos radiativos y de nubes particulares del planeta rojo. Alrededor del solsticio de verano del sur, los vientos hacia el oeste son más fuertes en comparación con el resto del año marciano (alrededor de 180 millas por hora), y las concentraciones de vapor de agua son más altas (porque las temperaturas son las más altas), todo lo cual es necesario para que se forme el AMEC. Hernández-Bernal y sus colegas encontraron que el AMEC se forma por ondas de gravedad generadas por los fuertes vientos que inciden en Arsia Mons, que aprieta temporalmente el aire que pasa. Luego, el aire oscila, creando corrientes ascendentes con velocidades del viento de hasta 45 millas por hora que enfrían la atmósfera en más de 54 °F, lo que permite que el vapor de agua se congele a unas 28 millas por encima de la superficie marciana. Hernández-Bernal y sus colegas postularon que el hielo resultante y el aire frío asociado luego son arrastrados hacia el oeste por los fuertes vientos, aunque la cola del AMEC no estaba presente en su modelo, probablemente debido a la falta de núcleos de hielo. Este estudio destaca tanto el éxito del modelo en encontrar la causa de la AMEC como la necesidad de mejorar la microfísica en los modelos de Marte. LEE MÁS