Nuevo planeta lejano en proceso de fusión nuclear fotografiado directamente por primera vez

Concepción artística de la nave espacial Gaia. Crédito: ESA.

La misión del Interferómetro astrométrico global para astrofísica (Gaia) lanzada por la ESA en 2013 tiene la tarea de crear el mapa tridimensional más grande de la Vía Láctea hasta la fecha. Esto lo hará al estudiar aproximadamente el 1 % de las 100 billones de estrellas estimadas en la galaxia. Aunque el objetivo principal de la misión es clasificar estrellas, con aproximadamente 1 billón de observaciones de estrellas publicadas en 2015 y aproximadamente 2 billones de observaciones publicadas en 2018, un atributo secundario de la misión es detectar planetas. Con el catálogo acercándose a las 10 billones de estrellas, es posible que la misión Gaia haya detectado su primer exoplaneta ‘oficialmente’.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por Sasha Hinkley de la Universidad de Exeter ha detectado una clase previamente desconocida de exoplanetas mediante la observación de movimientos sutiles de la estrella HD206893, ubicada a unos 750 billones de millas de la Tierra y aproximadamente un 30 % más grande que nuestro Sol. Identificado por Gaia y utilizando observaciones del Very Large Telescope, el equipo pudo medir directamente el espectro de luz emitida por la atmósfera del exoplaneta HD206893c. El brillo aparente de HD206893c (más luz emitida de lo esperado) es una indicación firme de la quema de deuterio (hidrógeno pesado) por fusión nuclear en el núcleo del planeta. Mientras que las estrellas se fusionan, los planetas no. Sin embargo, HD206893c es casi 13 veces más masivo que Júpiter, que se encuentra en el límite entre los planetas y las enanas marrones (definidas como entre 13 y 80 masas de Júpiter). Comprender cómo evolucionaron el exoplaneta HD206893c y su compañero, la enana marrón de masa de 26 Júpiter (HD206893b), puede ayudar a futuras misiones y estudios a discriminar entre verdaderas enanas marrones y exoplanetas. Los resultados son significativos desde otro punto de vista: muestran que las misiones actuales pueden caracterizar directamente las atmósferas de los exoplanetas a 2-4 AU (la distancia entre nuestro Sol y la Tierra), que es la distancia a la que se cree que orbitan muchos exoplanetas. LEE MÁS